Gestiona tu presencia en LinkedIn

13 errores que todos hemos cometido en LinkedIn y que no podemos permitirnos

 

Cuántos de estos errores cometes en LinkedIn

Nadie nace enseñado, que se dice. Y es verdad, pero ahora que cada vez somos más los profesionales que apostamos por LinkedIn como canal de comunicación con nuestro mercado (y ojo, que digo comunicación “CON” nuestro mercado, no “HACIA” nuestro mercado), deberíamos hacer periódicamente un ejercicio de autoevaluación para confirmar que efectivamente, estamos actuando de acuerdo con nuestro propio plan de presencia en LinkedIn.

Hoy ha sido mi día de autoevaluación, hay cosas que considero que hago bien en LinkedIn y otras tantas que considero que podría mejorar (aquí no se libra nadie). Aprovechando que hacía este ejercicio, se me ha ocurrido hacer este CHECK LIST DE COSAS QUE NINGÚN PROFESIONAL DEBERÍA HACER EN LINKEDIN. ¡Espero que os sirva!

 

① Enviar invitaciones sin personalizar.

Y es que darle al botoncito azul de “Conectar” es muy tentador ¡y más aún desde el móvil! pero… en serio, ¿a quién aceptaríais con más ganas?

¿A esta persona?

1 ejemplo enviar invitaciones sin personalizar

¿O a esta otra?

2 ejemplo enviar invitaciones personalizadas en LinkedIn

Se supone que si invitamos a otros usuarios a nuestra red es porque ese contacto nos interesa. Nadie está en LinkedIn para coleccionar cromos, ¿verdad? Si es así, deberíamos poder perder un par de minutos en ver el perfil del profesional al que queremos contactar, entender qué hace, qué cosas podemos tener en común, cómo podría ayudarnos o mejor aún, cómo podríamos ayudarle. Y por, supuesto, explicárselo.

 

② No dar la bienvenida las nuevas incorporaciones a tu red.

¿Qué sueles hacer cada vez que ves en LinkedIn que un usuario ha aceptado tu invitación? Me atrevería a decir que la mayoría de nosotros lo vemos y decimos “ah, ¡ok!”. Esa persona ha leído tu introducción, ha aceptado compartir red contigo, ¡dile algo! Y, si puede ser algo que aporte valor, mejor.

3 Dar la bienvenida las nuevas incorporaciones a tu red en LinkedIn

 

③ Tardar más de 2 días en contestar un mensaje.

Con los mensajes de LinkedIn pasa exactamente igual que con el email, es perfectamente entendible un retraso en la respuesta de un correo, pero hasta cierto punto. Si tardamos más de 2 días en responder a un mensaje en LinkedIn denotamos una falta de interés por lo que esta persona nos está diciendo, y lo peor, es que después de una semana seguramente ya no nos acordaremos de que teníamos que responder ese mensaje y quedará en el olvido. Si estás muy liado, contesta, aunque sólo sea para decir que tardarás un poco en poder darle una respuesta adecuada.

portrait of a pretty woman holding a clock

④ Tener una foto de perfil inadecuada.

Éste es un tema muy tratado ya, aún así no deja de sorprenderme la cantidad de perfiles que podemos encontrar en esta red que todavía no tienen una foto de perfil, o que la tienen, pero no la aprovechan para transmitir una imagen profesional acorde con su perfil profesional.

Te pongo un par de ejemplos:

Utilizando el buscador para localizar un contable, me encuentro con estos dos perfiles. Sin tener nada más que la foto en cuenta y asumiendo que ambas sean igual de buenas profesionales. A primera vista, ¿cuál te entra mejor?

5 ejemplo foto de perfil adecauada LinkedIn

Ahora utilizamos el buscador para localizar un animador infantil, me encuentro con estos dos perfiles. De nuevo, sin tener nada más que la foto en cuenta, a primera vista ¿a cuál llamarías?

6 ejemplo foto de perfil inadecuada LinkedIn

 

⑤ No aprovechar la imagen de cabecera de nuestro perfil.

Otro error bastante común relacionado con la imagen, es no aprovechar en tu perfil profesional el espacio reservado para tu imagen de cabecera. Y no me refiero aquí a poner un paisaje con arbolitos por mucho que te guste la naturaleza (a no ser que seas guarda forestal…). Me refiero a aprovechar este espacio para venderte, para reforzar con imágenes el mensaje que estás dando con los textos de tu perfil.

Sabes además que desde hace poco han vuelto a cambiar las dimensiones para la imagen de cabecera, ¿verdad?

7 ejemplo de cómo aprovechar la imagen de cabecera en LinkedIn

⑥ Ser irregular en tus publicaciones.

Sabemos que en el “nuevo LinkedIn” nuestra actividad en la red es muy visible, y queda vinculada a nuestro perfil. Parte de la imagen que quieres mostrar al mercado a través de esta red social consistirá en qué haces en ella. No basta con tener un perfil inmaculado, toda la actividad que tengas en LinkedIn cuenta. Si te lanzas a publicar artículos en LinkedIn seguramente al principio estarás hiper motivado, tal vez decidas escribir 2 o 3 artículos a la semana, pero a los dos meses, estés ya agotado y/o sin ideas. Dosifícate, sé realista respecto a la dedicación que le podrás dar a LinkedIn y organiza tus publicaciones. Lo mismo pasa con el resto de tu actividad en LinkedIn.

8 ejemplo de actividad vinculada a tu perfil Linkedin

 

⑦ Solicitar recomendaciones “a lo loco”.

¿Qué mensaje estamos dando a nuestra red de contactos cuando pedimos a profesionales que – a pesar de conocernos – no han trabajado nunca con nosotros? Las recomendaciones realmente valiosas serán aquellas que procedan de nuestros clientes, proveedores, jefes o compañeros y que puedan aportar datos concretos sobre nuestro desempeño, además de decir “lo amables que somos”.

9 solicitar recomendaciones a lo loco en LinkedIn

⑧ Acordarte de un contacto sólo cuando necesitas algo de él.

Tanto en LinkedIn como fuera de él, no es bueno parecer interesado. Decíamos antes que no se trata de coleccionar cromos, si no de generar y mantener una red de contactos productiva y útil. Para que un contacto sea “activable” llegado el momento, debemos cuidarlo. No es tarea fácil, sobre todo a medida que tu red va creciendo, pero en eso consiste precisamente el networking.

10 el valor de una buena red de contactos en LinkedIn

 

 

⑨ Confundir LinkedIn con Facebook

Curiosamente esto es algo que me estoy encontrando cada vez más en LinkedIn. Aunque debería parecernos algo muy básico, es decir, existe una red social para cada cosa, muchos usuarios confunden el objetivo y la razón de estar en cada red social. Esto nos lleva a publicaciones como éstas (que recordemos, quedarán vinculadas a nuestro perfil profesional y serán visibles cada vez que un usuario visite nuestro perfil ¿es esa la imagen que queremos dar?):

11 ejemplo de confundir LinkedIn con Facebook

⑩ Hacer spam.

¿Te ha pasado que al minuto siguiente de conectar con alguien en LinkedIn te envía un mail (copy-paste) con su oferta de servicios? ¿Te ha pasado recibir un mail, supuestamente para ti, pero que al fijarte mejor hay otros 20 destinatarios? Hacer acciones 1to1 es más laborioso, por supuesto que sí, pero realmente este tipo de cosas marcan la diferencia.

12 no hagas spam en LinkedIn

 

⑪ Tapiar tu perfil.

Hace poco publiqué un artículo sobre aquellas modificaciones en la configuración de tu cuenta que te permitirán ser más visible en LinkedIn. Si no lo has leído, puedes verlo aquí. Me reúno con muchos profesionales preocupados por “si les ven”… en mi opinión, estar en una red social implica precisamente “estar ahí” estar expuestos a este gran escaparate. Nadie nos va a encontrar encerrados en nuestra casa o nuestro despacho. Si pretendo que un potencial cliente o un reclutador me encuentre, tengo que ponerle las cosas lo más fácil posible. Se supone que no hacemos en LinkedIn lo primero que nos pasa por la cabeza, que antes de arrancar, nos hemos parado a pensar qué objetivo perseguimos y cuál va a ser nuestra hoja de ruta para alcanzarlo, es decir, estamos siguiendo una estrategia. Siendo así, no vamos a mostrar ni a publicar nada en LinkedIn (como en cualquier otra red social) que no nos interese.

13 no tapies tu perfil en LinkedIn

⑫ Auto bombo.

De igual modo, la cosa tampoco va a funcionar si toda tu contribución a esta red consiste en YO, YO, YO, MI OFERTA, MI PRODUCTO, MI SERVICIO… a nadie le gustan aquellos que sólo han venido a hablar de su libro. Mi consejo, interactúa al máximo con tu red, participa en las conversaciones de tus contactos, interésate por lo que los otros usuarios hacen y dicen. Y, por supuesto, aporta tú también tu granito de arena, véndete, por supuesto, para eso estamos todos aquí, pero transmitiendo valor a tus contactos y enriqueciendo las relaciones.

14 autobombo en LinkedIn

⑬ No revisar y agradecer las interacciones con tus publicaciones.

Cuando consigues publicar un artículo, una actualización, un debate en un grupo (… lo que sea) y consigues captar la atención de tu audiencia, tu red se motiva y da difusión a lo que escribes, comenta tus publicaciones generando una conversación que, por supuesto te va a beneficiar, agradécelo, SIEMPRE. Se han tomado un tiempo en leerte, en compartir, recomendar, o comentar aquello que tú has escrito. Es tu audiencia y has conseguido captar su atención, no lo dejes morir ahí. Por mi parte, como quiero ser muy agradecida , prometo agradecer cualquier recomendación o comentario sobre este post, que espero que te sea útil para acabar de pulir aquellos detalles de tu presencia en LinkedIn en los que todos (quien más, quien menos) todos cojeamos.

15 agradecer las interacciones con tus publicaciones en LinkedIn

 

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn, Perfiles profesionales

El ego de los genios en LinkedIn

 

Todos somos genios _ Elisabet Cañas _ LinkedIn

 

Que digo yo que los genios tendrán cosas mejores a hacer que responder a estos problemas matemáticos… Vale que LinkedIn es cada vez más “social” pero estoy cansada de ver en mi feed de actividad este tipo de publicaciones que no aportan nada a nadie….

 

Espera… ¿¿A nadie??

 

Bueno sí, los usuarios que publican este tipo de actualizaciones juegan con el “ego” de sus contactos, consiguiendo un montón de RECOMENDACIONES, COMENTARIOS, y SHARES de su actualización. Con ello consiguen una gran visibilidad en este tipo de publicaciones y, por tanto, la visibilidad de su perfil profesional aumenta exponencialmente.

 

Las cuentas salen rápido y, ya sea para resolver la ecuación (y sentirte realizado porque has dado con la clave del enigma) o para “quejarse” sobre si este tipo de publicaciones son adecuadas en una red social profesional (lo cual genera un debate que cuelga de la misma publicación sobre la conveniencia o no de publicarlo, y sobre si LinkedIn debería servir para tal o para cual…), lo cierto es que muchos (…MUCHOS) usuarios entran al trapo, generando mucha interacción alrededor de este tipo de publicaciones. Por supuesto, aquí el gran beneficiado – al menos cuantitativamente – es el propietario de dicha publicación.

 

Hace tiempo publiqué un artículo titulado “Aquí se viene a trabajar” (es muy antiguo, leyéndolo de nuevo aparece que por aquel entonces LinkedIn contaba con 175 millones de usuarios, y ya nos parecía mucho!). Los usuarios que creemos en LinkedIn, sabemos que es importantísimo tener una cierta actividad dentro de la red, relacionarnos con nuestros contactos, generar y compartir contenido relevante (según nuestro sector, actividad, áreas de interés…), todo eso nos ayuda a trabajar nuestra propia marca ante el mercado.

¿Alguno de vosotros ha publicado alguna vez problemas “Solve if you are a genius”?

Personalmente nunca he hecho el experimento ya que, como digo, me chirría, pero tal vez esté equivocada y publicar este tipo de problemas hace que se te dispare el SSI, que LinkedIn considere que tu perfil y publicaciones son más relevantes (al recibir más visitas) y, por tanto, te posicione mejor, haciendo que el famoso algoritmo de LinkedIn priorice tus actualizaciones. Eso sólo se puede contrastar con las cifras en la mano. Lo que me pregunto es, suponiendo que efectivamente este tipo de prácticas genere más tráfico a nuestro perfil, ¿qué ratio de conversión existe? Entiéndase aquí como conversión un contacto solicitando información sobre tus servicios, una oferta laboral, etc.

Ahora que en el nuevo perfil profesional es tan visible nuestra actividad, ¿qué sensación nos da un usuario que constantemente publica o participa, en este tipo de debates?

 

Como digo, me encantará poder escuchar la opinión de alguien que realice este tipo de publicaciones regularmente y, datos en mano, pueda sacarnos de dudas y confirmar el buen o mal funcionamiento de este tipo de prácticas.

 

Por cierto… la respuesta era calabaza, no??

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn

El efecto Black Mirror en LinkedIn

Hace unas semanas, durante una formación a medida para el equipo directivo de una empresa, mi cliente me recomendó fervientemente ver el primer capítulo de la tercera temporada de Black Mirror. “Te encantará” me dijo. Hace unos días finalmente vi el capítulo en cuestión y realmente no tiene desperdicio.

 El efecto Black Mirror en LinkedIn

¿Por qué os cuento esto? En este capítulo se muestra un escenario en el que nuestro estatus social dependerá de en qué medida somos “agradables y aceptados socialmente” por los demás.

En este hipotético futuro cada persona tendrá una puntuación y, con cada interacción, las personas de nuestro entorno nos valorarán positiva o negativamente. En base a nuestra puntuación podremos ir escalando en la sociedad y ser capaces de adquirir lujos.

Eso me ha hecho pensar en algunos debates que he estado siguiendo recientemente en LinkedIn.

Muchas personas se obsesionan con las métricas que LinkedIn nos pone delante a modo de zanahoria, que si “perfil estelar”, que si “SSI (Social Selling Index)”…

Estoy totalmente a favor de medir los resultados de nuestros esfuerzos en LinkedIn, es la única manera de determinar si estamos yendo bien o mal para alcanzar nuestro objetivo. Sin embargo, en ocasiones, algunos profesionales pueden llegar a perder el foco, tomando la métrica por un objetivo en sí mismo.

 

Os pongo un par de ejemplos de debates que “se fueron de las manos”:

El efecto Black Mirror en LinkedIn _ Eficacia de perfil

El primero hace referencia a la puntuación de Eficacia de nuestro perfil, ya sabéis, el gráfico circular que vemos en nuestro perfil profesional en LinkedIn y que indica cómo de completo está el mismo.

Pues bien, hace unas semanas seguí este debate, donde un profesional planteaba si había un nivel siguiente al de Estelar. Siguiendo la conversación, resultaba que como el gráfico deja un espacio en blanco (no se rellena el círculo totalmente), eso podía dar a entender que había un nivel superior. Esta publicación trajo cola, muchos profesionales entraron al trapo, y se creó un debate muy acalorado sobre si sí, si no, si qué había que hacer para lograrlo, se confundieron términos (como sabréis, en los últimos meses esta métrica ha cambiado su terminología, cambiando los nombres de los distintos niveles)… En mi opinión se perdió la esencia (excepto para la persona que arrancó el debate, que no sé si consciente o inconscientemente mejoró la visibilidad de su perfil, gracias al éxito de su publicación), ¿qué más da si le faltan un par de milímetros de azul al circulito?

¿Qué más da, si le llamamos estelar, eminencia o power ranger amarillo?

Lo que importa es: los usuarios con perfiles completos tienen 40 veces más posibilidades de recibir oportunidades vía LinkedIn. Curiosamente, según la plataforma sólo el 51% de los usuarios tienen el perfil completado al 100%. Por lo tanto, lógicamente, si trabajamos bien nuestro perfil, implícitamente, esta puntuación subirá.

 

El efecto Black Mirror en LinkedIn _ SSI

El segundo ejemplo, hace referencia al SSI. Este índice, fue creado por LinkedIn como gancho para comercializar Sales Navigator, no es más que la “nota” que LinkedIn pone a nuestra actividad en la red.

Hace un tiempo, se puso muy de moda, y casi todo el mundo se puso a compartir su puntuación con su red. De nuevo, numerosos debates en torno a “mi puntuación es esta o aquella”, “me ha subido el SSI”, “me ha bajado el SSI”… curiosamente, de esos hay menos, será que sólo hacemos público aquello que nos halaga el ego.

Igual que en el caso anterior, por supuesto, dentro de una estrategia, con unos objetivos marcados, y un plan de acción a ejecutar, tiene sentido fijarse en las métricas para corregir – si cabe – el rumbo. Pero no, que el objetivo sea subir 2 puntos tu SSI.

Es mucho más útil y sensato, interpretar la cifra que nos da este índice vs lo que nosotros sabemos que estamos haciendo hoy en LinkedIn. Por ejemplo, si hemos decidido trabajar nuestro branding personal, y como primer paso estamos focalizados en optimizar nuestro perfil, será lógico que salgamos bien en la foto para la parte de “Establece tu marca personal” y peor parados en el apartado de “Crea relaciones”, porque en realidad será una decisión consciente la de no estar contactando gente de forma intensa en ese periodo. Nada es casual.

Existe una correlación directa entre la puntuación en el SSI de Linkedin y el número de visualizaciones de un perfil de LinkedIn. De nuevo, eso es sentido común, cuando estamos haciendo las cosas bien en LinkedIn, seremos más atractivos y más visibles, por lo tanto, nuestra puntuación también mejorará.

 

El efecto Black Mirror en LinkedIn 2

Con estos ejemplos, lo que quiero plantear es que la única métrica real, son los resultados.

¿Utilizas LinkedIn para ofrecer tus servicios o los de tu empresa? ¿Consigues RFP’s por esta vía? Bien. ¿Utilizas LinkedIn para buscar empleo? ¿Consigues que te consideren para una posición en la que encajas? Bien. Todo lo demás, hay que considerarlo como métricas complementarias para ir refinando nuestra estrategia en LinkedIn o, al menos, esa es mi humilde opinión.

 

Quieres que te ayude a mejorar tu presencia en LinkedIn?

 

Posted by Elisabet Cañas  |  2 Comments  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn

3 historias de LinkedIn

3 historias de LinkedIn

Hoy quiero compartir con vosotros 3 casos reales, 3 ejemplos prácticos de uso de LinkedIn que dan resultado.

 

A menudo hablamos de la importancia de estar en LinkedIn – pero estar no significa rellenar el formulario con la información de mi curriculum para tener un perfil -. Estar en LinkedIn significa, no sólo tener un perfil profesional que nos ayude a transmitir lo mejor de nosotros, lo que normalmente se le llama perfil de alto impacto, si no que estar en LinkedIn significa además, decidir cuál va a ser nuestra estrategia en esta red social, en base a nuestros objetivos profesionales y, por supuesto, llevarla a la práctica.

Los que me conocéis, sabéis que soy “un poquito adicta a LinkedIn”, por eso presto mucha atención a las actualizaciones que aparecen en mi feed de actividad, y en las últimas semanas ha habido algunos casos que me han llamado la atención especialmente.

Vamos a echarles un vistazo:

CASO 1: Empresas buscando empleados en LinkedIn.

Cada vez es más frecuente que aparezcan este tipo de actualizaciones en LinkedIn. Ahora, las ofertas de empleo ya no aparecen sólo en la sección de empleo, ahora encontramos muchas en las conversaciones!

 

Recordáis eso que hacíamos antes de que existieran las redes sociales? Preguntábamos en nuestro círculo de amigos y conocidos si conocían a alguien que estuviera buscando trabajo de X, porque en nuestra empresa había una vacante. Años después, y con el apoyo de la tecnología, volvemos a hacer lo mismo. Sólo que ahora, nuestro círculo es mucho mayor.

 CASO 1 - Empresas buscando empleados en LinkedIn

En este ejemplo, el responsable de una empresa preguntaba a su red si conocían a alguien de Marketing que quisiera trabajar en su empresa.

En el pantallazo, veréis que la actualización tuvo más de 300 recomendaciones y 70 comentarios (la cifra todavía siguió creciendo después). Para mí, lo curioso y lo destacable del caso estuvo en las respuestas. Por supuesto, hubo muchos profesionales que se ofrecieron para el puesto. Sin embargo, la mayoría de los comentarios eran personas que recomendaban a un tercero.

 

Eso es muy fuerte! Primero, el espíritu colaborativo que está alcanzando esta red. Segundo pensad en cómo de bien te tienes que posicionar en tu especialidad, para que uno de tus contactos vea una oportunidad de empleo de tu campo y, automáticamente, piense en ti y te proponga. Esto es un trabajo de posicionamiento profesional, y lo demás son tonterías.

 

CASO 2: Profesionales buscando empleo en LinkedIn

Al contrario que en el caso anterior, esta vez es un profesional el que utiliza LinkedIn para pedir ayuda a su red de contactos en su búsqueda de empleo.

 CASO 2 - Profesionales buscando empleo en LinkedIn

Con total transparencia, y sin florituras, esta persona escribió un sencillo mensaje pidiendo ayuda.

No es el primero de estos casos que veo últimamente en LinkedIn, sin embargo, la mayoría de los que podemos leer, tienen no sé cómo decirlo… otro tono. El mensaje de esta chica, logró caer en gracia a sus contactos de primer grado y saltar rápidamente a los de segundo y tercero, con lo que las posibilidades de que el mensaje llegara a la persona adecuada se multiplicaron exponencialmente.

 

De nuevo, entre los mensajes de apoyo (hoy esta actualización tiene más de 450 recomendaciones y más 40 respuestas), pude leer en los comentarios de esta actualización, muchas personas (directivos, reclutadores, etc) dándole consejo e incluso un “habla con éste” o un “ahora no tenemos posiciones abiertas en la empresa, pero pásamelo y vemos qué podemos hacer”. De nuevo, éste es un buen ejemplo del valor de la red.

El modo en que nos posicionamos, cómo nos relacionamos con nuestra red y, en definitiva, lo que transmitimos, será determinante para que una publicación concreta, en el momento adecuado, nos genere una oportunidad.

 

CASO 3: Reincorporarte al mundo laboral tras la maternidad.

 

Se trata de un caso cercano que me hace especial ilusión. Hace unos meses me contactó una amiga pidiéndome consejos sobre LinkedIn. En su momento, tomó la decisión de parar su carrera profesional para ser madre, decisión que tomó siendo consciente de lo difícil que sería reincorporarse al mundo laboral después, especialmente en un sector tan dinámico como el online, pero que estoy convencida de que no cambiaría por nada.

Resulta que esta profesional era una crack especializada en Programmatic, pero claro, su presencia no reflejaba eso. Nos pusimos a trabajar en mejorar su perfil y una vez eso estuvo listo – es decir, su perfil era atractivo, convincente y sobre todo “encontrable” – se puso en acción.

 CASO 3 - Reincorporarte al mundo laboral tras la maternidad

¿Qué hizo? Empezó a tener una actividad adecuada en LinkedIn y, además, empezó a publicar en Pulse. En concreto, se curró este interesante artículo reflexionando sobre cómo había cambiado Programmatic en los tres años que había pasado out, analizando las prácticas actuales y anunciando su regreso. En definitiva, dejó claro al 100% de que no sólo era buena en lo suyo, sino que además, estaba totalmente al día.

La suerte acompañó, y dio la casualidad que el artículo llegó a manos de una persona que la había trabajado con ella, que la tenía súper bien posicionada, pero que no sabía que volvía a estar en el mercado.

Que pequeño es el mundo, resultó que el tipo estaba arrancando una empresa y justo en ese momento, necesitaba a alguien con sus características.

 

Ya ves, LinkedIn no es la lámpara de Aladino, las cosas no ocurren porque sí, pero teniendo claro el objetivo podemos trazar una hoja de ruta adecuada y ponernos manos a la obra y poquito a poquito nos acercaremos a él.

Quieres que te ayude a mejorar tu presencia en LinkedIn?

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn

¿No personalizas tus invitaciones de LinkedIn? Ya no hay excusas

Personalizar invitación LinkedIn móvil

Si te interesa contactar con otro usuario de LinkedIn, deberías SIEMPRE personalizar tu invitación.

Imagina por un momento, que vas caminando tranquilamente por la calle, y de repente alguien sale de la nada y, sin abrir boca,  te planta ante la cara su tarjeta de visita y sale corriendo… Nos resultaría raro, ¿verdad? Pues enviar invitaciones sin personalizar en LinkedIn vendría a ser algo así. ¿Quién eres? ¿de qué me conoces? ¿por qué quieres que seamos contactos? ¿qué me puedes ofrecer o en qué necesitas mi ayuda? Son algunas de las preguntas que se me pasan por la cabeza cada vez que recibo invitaciones “automáticas” a través de LinkedIn. Pero sobre todo, la gran pregunta: ¿por qué debería aceptarte en mi red?

Si en algún momento has puesto en marcha un plan de captación de contactos en LinkedIn, habrás notado que personalizar los mensajes en tus invitaciones tiene mucho mejor retorno.

Muchos profesionales ya tienen esta lección aprendida. Cuando están sentados en su escritorio, ante su ordenador, personalizan los mensajes de sus invitaciones para conseguir que ese contacto deseado acepte formar parte de su red. El problema es que nos olvidamos de hacerlo cuando utilizamos LinkedIn desde el móvil. Parece que se nos va el dedo hacia ese botoncito azul que promete enviar nuestra invitación de forma automática.

 

¿Sabes que puedes personalizar tus invitaciones también desde el móvil?

 

Esta opción no es tan evidente, pero os aseguro que causaréis una mucho mejor impresión. Juzga tú mismo, ¿qué invitación te causaría mejor impresión?

¿Ésta?

 

o… ¿Ésta?

 

 

¿Quieres saber cómo personalizar las invitaciones que envías desde la versión móvil de LinkedIn? Muy sencillo:

 

Abre el perfil de la persona con quien quieres contactar y, en lugar de clickar directamente al botón “conectar”, ve a la esquina superior derecha de tu pantalla, encontrarás unos puntos suspensivos. Clickando en ellos, se abrirá más opciones de acciones a realizar sobre ese contacto, como ves en la imagen, la tercera opción es “Personalizar la invitación”. Una vez ahí sólo tienes que presentarte y explicarle (brevemente) a la persona en cuestión, por qué quieres invitarle a formar parte de tu red.

No es tan difícil, ¿verdad? Ahora ya no tienes excusas para no personalizar tus invitaciones de LinkedIn.

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn, Perfiles profesionales

¿Eres freelance y no conoces Profinder?

Que levante la mano a quien esta iniciativa de LinkedIn le parezca espectacular…

No puedo ocultar que tengo mucha curiosidad por ver qué pasará cuando Profinder aterrice en el mercado español.

¿Has oído hablar de Profinder? ¿¿No??  Échale un vistazo aquí.

ProFinder es una plataforma que pone en contacto clientes que buscan un determinado servicio, con profesionales freelance que pueden desarrollarlo.

Como cliente, seleccionas qué tipo de servicio estás buscando y rellenas un formulario, dando la información necesaria para que los posibles proveedores puedan presentarte una oferta.

Por ejemplo, ¿tienes un restaurante y buscas a alguien que te haga una nueva web?

ejemplo ficha profinder

Rellenando el formulario que LinkedIn te propone, tu petición se lanza a una red de profesionales locales (previamente registrados en la plataforma) y en cuestión de horas recibirás 5 propuestas diferentes para que puedas valorar y decidir con quién trabajar.

ejemplo propuestas freelance profinder

Así lo define LinkedIn, Profinder te ayuda a contratar a los mejores freelance locales:

LinkedIn pretende con esta nueva plataforma poder encontrar rápida y fácilmente los mejores candidatos para un proyecto concreto o servicio recurrente, basándose en keywords, categorías u otros términos de búsqueda que especifiques al solicitar el servicio a través de Profinder..

LinkedIn podrá además filtrar los resultados en base a tu propia red de contactos, dando prioridad a aquellos profesionales con los que estés conectado, o aquellos que estén físicamente en tu zona (en el caso que especifiques que prefieres trabajar en persona), etc.

Esta nueva herramienta (lanzada por LinkedIn a finales de 2015) todavía no es operativa en nuestro país, ni hay por el momento una previsión de cuándo lo estará. Pero conviene tenerla en el radar puesto que podría cambiar (y mejorar) la forma de hacer negocios, especialmente para autónomos.

 

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Buscar empleo con LinkedIn, Gestiona tu presencia en LinkedIn, Novedades en LinkedIn

¿Es el SSI de LinkedIn una métrica realmente interesante?

Social Selling Index LinkedIn

 

El Social Selling Index (SSI) de LinkedIn se ha puesto muy de moda últimamente… Creéis que realmente aporta información de valor al usuario o es más una excusa de LinkedIn para promocionar su Sales Navigator??

Si todavía no sabes lo que es el SSI sigue leyendoeste post:

El índice SSI de Linkedin, o Social Selling Index, es un índice dirigido a todos aquellos que estamos interesados en generar oportunidades de negocio a través d LinkedIn. El índice SSI te informa de tu performance en Linkedin en base a cuatro variables,  y además, compara tu resultado vs los profesionales de tu sector (tanto si están dentro como fuera de tu red).

Concretamente, el índice SSI de LinkedIn es un indicador de tu actividad y competencia en LinkedIn. El índice se compone de cuatro factores que miden la eficacia con la que estableces:

  1. Tu marca profesional
  2. Localizas al target de interés
  3. Interactúas aportando información
  4. Creas relaciones

Si tienes curiosidad por saber cuál es tu puntuación en esta métrica pincha aquí.

 

Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn, Perfiles profesionales

6 pasos para conseguir posicionarte como experto en tu campo gracias a LinkedIn

No hace falta decir que LinkedIn, con sus más de 414 millones de usuarios en todo el mundo, 8 de los cuales en España (y según fuentes de la compañía, se esperan alcanzar los 10 millones durante 2016), es una red social de vital importancia en el ámbito profesional hoy en día.

LinkedIn está en boca de todos, pero el uso eficiente de esta red social va más allá de tener un perfil en ella. A nivel profesional, todos deberíamos cuidar la imagen que mostramos al mercado (clientes, potenciales, colaboradores, competencia, etc), a la vez que conocer el potencial que esta plataforma tiene y cómo puede ayudarnos a gestionar nuestro relacional. En mis cursos sobre LinkedIn, siempre digo que LinkedIn no es una bolsa de empleo (aunque por supuesto, sirve también para encontrarlo), ni nuestro curriculum en la red. LinkedIn es ni más ni menos, la mayor red profesional del mundo, cómo decidas aprovecharla para ayudarte a construir tu posicionamiento profesional dependerá sólo de ti.

Posicionarte como experto en LinkedIn en 6 pasos

En el post de hoy planteo 6 pasos para conseguir posicionarte como experto en tu campo, gracias a LinkedIn:

  • Primero y primordial: Márcate unos objetivos claros y realistas. ¿Para qué quiero usar LinkedIn? ¿A dónde quiero llegar? ¿Qué es lo que espero conseguir? Que nadie se engañe, tener la presencia adecuada en esta red social, requerirá un esfuerzo, una dedicación, debemos tener muy claro para qué lo estamos haciendo.
  • Segundo: Tu perfil. Sea cual sea el objetivo que te hayas marcado, deberás pensar en tu perfil como tu tarjeta de visita, será lo primero que el mercado verá de ti y debe cumplir tres requisitos: Debe ser convincente, debe ayudarte a destacar del resto, y debe estar optimizado para aparecer en búsquedas. Encontrarás en el blog varios artículos sobre cómo optimizar tu perfil.
  • Tercero: Haz crecer tu red de contactos. Tener una gran red de contactos en LinkedIn no consiste en acumular contactos, sino realmente en gestionarlos y construir relaciones.
  • Cuarto: Diseña tu propio plan de contenidos. Para construir tu marca personal, para tener credibilidad como profesional en la red, tendrás que cuidar mucho qué tipo de publicaciones haces en LinkedIn. Hablábamos de esto justo en el post anterior, en él encontrarás tips muy útiles para diseñar tu plan de comunicación en LinkedIn.
  • Quinto: Presencia. Gestionar tu propia presencia en LinkedIn implica situarte delante de tu mercado potencial, con la frecuencia adecuada y compartiendo aquellos contenidos que sean suficientemente interesantes como para posicionarte ante tu red como un entendido en tu área. Actualizaciones, publicaciones, participar de la actividad de los demás, páginas de empresa, grupos, etc son algunas de las formas que tienes de participar en LinkedIn.
  • Sexto: Análisis. Siempre, siempre, lo importante es medir. Aunque las estadísticas para usuarios no sean el fuerte de LinkedIn (a mi juicio), es importante medir los resultados de nuestra actividad. Un vistazo rápido a las estadísticas de LinkedIn nos dará idea de si lo estamos haciendo bien. ¿qué temáticas nos están funcionando? ¿A través de que vía obtenemos mejores resultados? ¿Nuestra audiencia reacciona mejor cuando añadimos contenido gráfico a nuestras publicaciones?…
Posted by Elisabet Cañas  |  0 Comment  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn, Perfiles profesionales

Las publicaciones que te ayudarán a posicionarte en LinkedIn

En la clase de Posiciónate como experto en tu ámbito utilizando LinkedIn de esta semana, hablamos de cómo establecer un plan de comunicación online para nosotros mismos. Al fin y al cabo, esto no es más que decidir qué tipo de cosas vas a publicar como profesional en la red para presentarte ante tu mercado potencial con el mensaje adecuado, con la frecuencia adecuada y resultando suficientemente interesante, para que lleguen a considerarte un entendido en la materia.

¿Qué tipo de información publicarás?

¿Con qué frecuencia?

¿En qué horarios?

¿Con qué formato?

Son algunas preguntas que deberás hacerte si quieres plantearte en serio tu participación en esta red social. Por lo que se refiere a “¿qué publico?” te propongo una combinación de estos 4 tipos de contenidos:

 

  • Contenido aleatorio: Todas aquellas publicaciones que no están estrictamente relacionadas con tu ocupación. A menudo, se relacionar con una faceta más personal. Una foto del lugar de la reunión de la que acabas de salir, un guiño a tus contactos o compartir una oferta de empleo de algún miembro de tu red podrían ser ejemplos de contenido aleatorio.

  • Opiniones o frases célebres: Si no te sientes preparado para crear tus propios contenidos, puedes apoyarte en publicar citas motivacionales, frases célebres, etc. Tienen muy buen recibimiento en la red. Este tipo de publicaciones son a menudo imágenes acompañadas con un texto, del estilo “solve if you are a genious”, o con alguna gracia.

  • Contenido curado: Compartir con tu red aquellos artículos de terceros que hayas encontrado interesantes, complementados siempre con una pequeña aportación de valor por tu parte a modo de comentario. Si te especialistas en un tema, puedes acabar convirtiéndote en un “reportero útil” sobre este tema y una fuente de información fiable para tus contactos.

  • Contenido propio: Es la opción que requiere mayor dedicación, aquí hay que currárselo, compartir en LinkedIn contenido original que tú mismo hayas elaborado y publicado en tu blog, en una web, en la versión online de una revista sectorial, o directamente en Pulse (en breve prometo un post dedicado a la plataforma de blogging propia de LinkedIn).

 

 

Tu plan de contenidos para posicionarte como experto en LinkedIn deberá equilibrar estos cuatro tipos. El contenido aleatorio y las frases célebres por ejemplo, no aportan mucho valor a tu posicionamiento, pero pueden ser publicaciones “fáciles” de hacer por lo que podrás publicar más a menudo – apareciendo, por tanto, más a menudo en el feed de tus contactos – y además son muy virales. El contenido propio, por supuesto es lo que más valor te aportará, te ayudará a posicionarte pero…  ¿cuán a menudo puedes (o debes) publicar un artículo de calidad? Utiliza las estadísticas de LinkedIn para ver qué combinación te funciona mejor y ¡ya lo tienes!

Posted by Elisabet Cañas  |  3 Comments  |  in Gestiona tu presencia en LinkedIn